Pagina 1

 

¿Nunca te preguntaste…

 

 

Como puedo convertirme en un joven más responsable?

 

El solo hecho de que alguien expreese esta pregunta me indica que ya es un joven responsable,y que seguramente es mucho mas responsable de lo que cree o le han dicho.

Según los diccionarios ,una persona responsable es aquella que “cumple sus obligaciones” y “ pone cuidado y atencion en lo que hace o decide”. Lo que deberias hacer entonces es analizar, a la luz de las Escrituras, si es que estas cumpliendo con tus obligaciones en las distintas areas de tu vida, y si es que lo estas haciendo  de la manera que a Dios le agrada.

Revisa primeramente como estas cumpliendo con tus obligaciones para con el Señor. Si apartas cada dia un tiempo para pasar con El buscando su guia para cada area de tu vida. No debes olvidar que ante Dios eres responsable de utilizar los dones y talentos que te ha 

dado de tal manera que den fruto. Luego examina el área de la familia, fíjate si estas honrando a tus padres, si eres un buen hermano, si pones cuidado al realizar las tareas que tus padres te encomiendan. Analiza cómo eres en tus estudios, si prestas atención en las clases y cumples siempre con las tareas asignadas y si estudias para los exámenes con esmero.

También es importante ser responsable como amigo, mantener la palabra empeñada, ser fiel para guardar un secreto, acompañar en las dificultades… No debes olvidar que también debes ser responsable al cuidar tu cuerpo, alimentándote, hacer deportes, evitar hábitos perjudiciales para la salud y descansar bien.

Ahora que tienes claro que significa ser responsable, puedes repasar esta lista y evaluar en que estas fallando, para poder ir corrigiéndolas con la ayuda de Señor. Acepta con humildad la corrección de quienes te aman y te aconsejan con sabiduría. ¡Animate! Dado que Dios puso en tu corazon ese deseo de ser mas responsable, sabes que cuentas con su apoyo!

 

Preguntas difíciles, 101 respuestas directas®

LUCAS LEYS

 

 

Pagina 2

 

 

“...Si tu luz surgiera como la aurora, tu

 herida desaparecería rápidamente (Is 58,8)...."


Este es el tiempo de que la luz que habita en tu vida, Cristo; comience a brillar para que seas libre sano y restaurado para restaurar a otros.

Sin dudas Dios está llamando a que sus hijos se manifiesten contra las tinieblas porque son ellas las que se oponen a la luz trayendo muerte y derrota a la vida de sus hijos. Pero hay una buena noticia!: Las tinieblas nunca podrán vencer la luz, porque las tinieblas pertenecen al mundo humano, mientras que la

 luz pertenece y proviene del ámbito de Dios. Por eso la luz brilla y vence a las tiniebla. (“...la luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la vencieron (Jn 1,5)....”)

Si estás viviendo una crisis y no sabes que hacer te animo recuerdes que una de las funciones de la luz es hacerte más que vencedor pero que si hoy te das cuenta que Cristo no está en tu vida  entonces tomes la decisión de entregarte a Él, dejando que ilumine tu vida, ilumine tu interior y sane tu alma y cuerpo. Entonces sí, serás enviado a sanar y bendecir a otros con el poder del Reino de los Cielos.

No dejes de mirar a tu alrededor seguramente alguien necesita ser iluminado con la luz de tu vida antes que sea demasiado tarde...

 

Coordinador de jóvenes

German Lemos

 

 

Pagina 3


 

SOY UNA VELA ENCENDIDA.

 

Alguna vez te preguntaste ¿que pasa después que aceptamos a Cristo?

Cierta vez un pastor hablando con un integrante de la congregación le pregunta -Y cuéntame, hace cuanto que aceptaste a Cristo?. El hombre le responde -Hace tres meses ya! -Y a cuantas personas les has predicado?-Todavía a ninguna, pues recién empiezo, aún me falta mucho x aprender!. El pastor algo angustiado le dijo -Sabes, los que un día aceptamos a Cristo somos como velas que se encienden, por lo tanto, partir de ese mismo momento debemos empezar a brillar y alumbrar a todos aquellos que aún no han sido encendidos!

Y vos? Ya fuiste encendido? Es tiempo de empezar a brillar!! Y no sólo con palabras... Nuestra vida debe mostrar y reflejar aquel que un día nos encendió... JESÚS!