Pagina 1

 

 

¿Nunca te preguntaste…

 

 

Por qué en la iglesia dicen que hay que esperar hasta el matrimonio

para tener sexo?

 

Dios inventó el sexo con dos motivos: Uno, la multiplicación (lo tenemos en el libro de Génesis) y el otro, el placer (lo tenemos el libro de Cantares, y el apóstol Pablo también habla de eso). Por eso me fastidia cuando veo que en algunos círculos religiosos se habla del sexo como si fuera algo malo.

¡El sexo es algo bueno, como todo lo que hizo Dios!

Lo que sucede es que con algo bueno también nos podemos lastimar. Eso mismo sucede, por ejemplo, con el fuego. ¿Quién puede decir que el fuego sea algo malo? El fuego es sensacional para cocinar y para mantenernos calientes en lugares de frio. Pero con el fuego también nos podemos quemar, y por eso hay que tener ciertos cuidados… ¡Lo mismo pasa con la sexualidad!

La intimidad sexual entre dos personas crea no 

solamente un lazo físico sino también uno emocional y otro espiritual. Estos tres tipos de lazos son diferentes entre sí aunque también depende el uno del otro. Y por más que la sociedad y la industria pornográfica intenten convencernos de que las relaciones sexuales son solamente algo físico, no hay manera de negar que la intimidad sexual afecta también nuestras emociones y nuestro espíritu. Grábate esto: Dios quiere lo mejor para nosotros y por eso mismo es que quiere que DIFRUTEMOS las relaciones sexuales y no que nos LASTIMEMOS con las relaciones sexuales.

Es por eso que la Biblia nos enseña a reservarlas para el

matrimonio. Ahí hay una situación de pleno compromiso entre dos personas. No es solamente una declaración de deseos e intenciones, sino que es una realidad legal y practica. Y eso crea un compromiso pleno entre los miembros de la pareja casada. Los dos se han hecho uno, y entonces la intimidad sexual es simplemente un reflejo de eso. Sin el pleno compromiso que te da el marco del matrimonio te expones demasiado a que tu corazón, tus

emociones y tu espíritu sean lastimados y corrompidos.

Por último, es bueno tener en claro que la Biblia no solamente nos anima a evitar el acto sexual fuera del matrimonio, sino que también nos dice que debemos alejarnos de toda inmoralidad sexual, porque ella nos corrompe. Y Dios está interesado en la pureza porque la pureza del corazón y los pensamientos es el ámbito necesario para que en nosotros crezca su amor.

 

 

Preguntas difíciles, 101 respuestas directas®   

LUCAS LEYS

 

 

 

 

Pagina 2

 

 

AMISTAD

 


¿Alguna vez has sentido algo muy bonito que crece dentro de tu corazón y que pareciera que va a estallar si no lo sacas afuera? ¿Alguna vez sentiste que se te acaba el mundo cuando tu mejor amigo no te habla bien o está enojado contigo? ¿ Alguna vez pensaste querer a alguien tan diferente a ti, como lo es tu o tus amigos? Pues bien, así es la AMISTAD.

¿Sabías que la amistad es el sentimiento más grande que existe en toda la Tierra? El mismo Jesús lo dijo: JUAN 15:13

¿Sabías que los papas también pueden llegar a ser los mejores amigos? Es una realidad: Jesús les dice a sus discípulos que si cumplen con sus mandatos, ellos vendrán a permanecer dentro de la misma esencia de Jesús, su amor, tal como Jesús permanece dentro del amor de su Padre.(versículo 10)

Nosotros, como hijos de Dios, tenemos las mismas oportunidades de experimentar el amor que solamente el Padre puede dar, y eso es a través de Jesucristo.

El Señor nos manda a amar a las personas, de la misma manera que El nos ha amado… ¿Qué tipo de amor es ese? Si obedecemos, entonces llegamos a ser amigos de Dios. En el Antiguo Testamento, Moisés y Abraham son

 

Llamados amigos de Dios así como en el Nuevo Testamento los apóstoles llegaron a ser amigos de Dios. En la actualidad, cada uno de nosotros podemos llegar a ser amigos cercanos de Dios!!

¿Y QUE SE NECESITA PARA SERLOS?

. AMOR-vs 9

.OBEDIENCIA-vs 14

.SANTIDAD-vs 15 (comunión + lectura + congregarse + servir)

.PRODUCTIVIDAD- vs 16

Si tenemos estas cualidades, podemos llegar a ser amigos del Señor Jesucristo sin lugar a dudas.

 

Y RECUERDA: JESUS ES EL MEJOR AMIGO QUE PODAMOS TENER!!!!

 

 

Pagina 3

 

 

“Encerrados en una caverna”

 


Cinco hombres escalaban una montaña cuando de repente oyeron un gran estruendo. Era una avalancha de nieve. Buscando escapar con vida entraron en una caverna, quedando encerrados ahí dentro por la gran cantidad de nieve que bloqueo la entrada. Tenían que esperar hasta el amanecer para poder recibir socorro. Cada uno de ellos llevaba consigo un pedazo de leña, pero había bastante leña en el piso de la caverna, y así encendieron una pequeña fogata para conseguir calentarse un poco. El tiempo fue pasando y la fogata consumió toda la leña que se encontraba en el lugar. Si el fuego se apagaba, ciertamente morirían. Llegó el momento en que cada uno debía poner su leño en la fogata.

El primero era un racista. Discretamente observo a todos los compañeros de infortunio y descubrió que uno era negro. Entonces el pensó para sí: “NO QUIERO QUE AQUEL NEGRO SE CALIENTE CON EL FUEGO DE MI LEÑA”. Y así fue como lo escondió de los demás, cubriéndolo con un saco. El segundo hombre era muy rico, sin embargo era un tremendo avaro. Durante toda su vida no hizo otra cosa que lucrar. Así, el pregunto a los demás: -¿Cuánto me pagaran por este pedazo de leña? Puesto que nadie le ofreció la cantidad que quería, también guardo su leño. El tercer hombre era el negro. Aunque el racista había procurado esconder su malestar, su cambio de comportamiento fue notado por el negro; sus ojos relucían de resentimiento cuando recordaba lo sucedido. Por eso pensó: “Esos hombres no merecen mi leño, y tal vez lo precise para defenderme si me quieren matar”. Y así también guardo su leño. El cuarto hombre era un juez. Después de identificarse, usando su autoridad, determino que cada uno le entregase la leña, para que el mismo las fuese colocando en la fogata, a medida en que el fuego se vaya apagando. Como nadie obedeció, el tampoco coloco 

su pedazo de leña en la fogata. El quinto hombre era un pobre baquiano, que  conocía muy bien la región y sabia que la tormenta de nieve podría durar toda la noche. Por lo tanto, prefirió guardar su pedazo de leña para más tarde.

Con esos pensamientos, los cinco hombres permanecieron inmóviles y, en esa indecisión, el fuego no tardo en apagarse. Todos contemplaban atónitos la última brasa transformándose en ceniza, para luego apagarse totalmente. Cuando amaneció, el equipo de socorro llego a la caverna y encontró cinco cadáveres congelados, cada cual con un trozo de leña apretado en sus manos. Mirando aquel triste cuadro, el jefe del grupo exclamo:

- El frio que  los mato no fue el de afuera, sino el de adentro!                         

Meditando sobre esta historia, recordamos las enseñanzas de Jesús: Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir” (Lc. 6.38).

¿Cuántos mueren agarrados a sus propios “leños”, sin saber que ese apego es exactamente lo que les saca la vida? Para cada uno de aquellos hombres de esta historia, el leño materializaba su propio corazón: arrogancia, avaricia, orgullo, amargura y hasta su propio temor. El resultado de dar nuestro corazón a Jesús es vivir libre de sí mismo y de este mundo.